cristina-gonzalez-frame-ylai-colombia

He sido escogida para ser parte de la primera promoción de becarios del programa para jóvenes líderes creado por el presidente Obama en su versión para Las Américas (YLAI en inglés). El programa ya ha sido un éxito en África (YALI) y el sureste asiático (YSEALI) empoderando decenas de emprendedores que tienen la intención de ser el cambio que sus comunidades necesitan al desarrollarse como líderes y conectarse con sus pares, con empresarios, funcionarios de gobiernos, aceleradoras y asociaciones.

Es prácticamente un pequeño milagro tener el honor y el privilegio de representar a mi país como muestra del poder emprendedor, de superación, colaboración, compromiso y resiliencia que inunda todos los rincones de esta tierra. Es una responsabilidad enorme, siendo tan solo bachiller, haber sido escogida entre más de 4.000 solicitudes de 36 países por un equipo interdisciplinario de expertos que vieron en mí el potencial de construir país, generar empleo, devolver a la comunidad, conectar líderes, aprender y enseñar constantemente y replicar esto tantas veces como sea posible. Mi intención es devolverle a mi país, al ecosistema emprendedor bogotano y a las instituciones que han constituido mi educación emprendedora un poco de lo que ido absorbiendo con años de estudio, conexiones, conversaciones, esfuerzo, quiebras, risas, logros, fracasos, sudor y lágrimas.

El camino emprendedor en esta República, y me atrevería a decir que en el subcontinente suramericano, es uno lleno de burocracia, cargas tributarias excesivas, trabas legales y financieras y, por lo mismo, de una colaboración y camaradería abrumadoras que difícilmente se encuentran en otras áreas de la vida laboral colombiana. Es con ese ánimo que el Departamento de Estado de Estados Unidos ha convocado a 250 emprendedores de la región para que perpetuemos esas conexiones, las multipliquemos y eso se traduzca en un intercambio empresarial, económico, cultural y personal entre quienes trabajamos tan duro a diario para cambiar la manera de hacer las cosas y resolver las necesidades de nuestras comunidades.

Sería difícil creer que es una coincidencia que este programa se inaugure apenas unos días después de la firma de la paz en Colombia ya que somos nosotros los llamados a cambiar la manera como nos hemos venido relacionando y como hemos venido generando riqueza y prosperidad. Es hora de trabajar de manera honesta, en equipo, en cooperación y sana y constructiva competencia, haciendo lo máximo posible y no lo mínimo exigido y dejando los cimientos para poder construir el país que siempre hemos soñado.

No es gratuito que el nombre de mi empresa sea la fusión entre las palabras “conexión” y “empatía”. Reitero el camino que he empezado con ConEmpathy para que todos aprendamos a interpretar la esencia de todo de lo cual hacemos parte, que continuemos siempre intentando ponernos en los zapatos de los demás así no estemos de acuerdo y que no dejemos que nuestras vidas queden fuera de contexto. Es el fuerte sentido social y los proyectos sociales en desarrollo y en planeación de nuestra empresa lo que me dio las herramientas para poder presentarme a este programa y ser una de las finalistas. Es prácticamente una obligación construir empresas económica, social y ambientalmente responsables en un mundo que clama equilibrio, justicia y conexión.

Serán seis semanas y tres ciudades para aprender, trabajar duro, prender “el cerebro multitareas” y llevarme a todas las mujeres que tanto me han levantado y apoyado conmigo. Me llena de orgullo saber que este programa fue creado especialmente para mujeres emprendedoras y  que cada vez son más los líderes, como Obama, que se declaran feministas. Me alegra saber que cada vez somos más los que entendemos que un indicador clave de prosperidad y desarrollo en un país es el lugar de las mujeres en su sociedad. Me enorgullece saber que la mitad de los 20 becarios colombianos somos mujeres y que Colombia fue el país que más solicitantes tuvo y solo Brasil, con una población casi 5 veces mayor, lo equipara en cantidad de finalistas. Esto es lo que me llevo, esto es lo que me impulsa, esto es lo que me ha traído hasta aquí. Son las historias y el apoyo de mujeres, hombres, instituciones como MET Community o la CCB, amigos, empresas, clientes, proveedores, mentores, empleados, mi socio, mis colaboradores, mi familia, mi mamá lo que me trajeron hasta aquí y es con el agradecimiento vitalicio que les tengo que me voy llena de fuerza, nervios, berraquera y ganas de convertirnos en un faro no solo para la interpretación y traducción en este país sino un faro de que las cosas sí se pueden hacer con consciencia de nosotros mismos y todo lo que nos rodea.

La próxima semana, mi vida y la de mi empresa cambiarán por completo y espero que eso se traduzca eventualmente en un país más próspero, más en paz, más incluyente y más nuestro.

Yo soy una joven líder de Las Américas y llevaré la bandera de mi país tan lejos como mis fuerzas me lo permitan.

#YLAI

#YLAIColombia

#InterpretamosLaEsencia

#Colombia

#EmpatíaEnAcción

#EmprendimientoFemenino

#Emprendimiento

#JóvenesLíderesDeLasAméricas